Arequipa

ArequipaPeru

Arequipa

Arequipa la ciudad blanca (2,335 m snm)

Después de tomar un rico desayuno, fuimos al salón donde Marjorie (espero que lo escribas así), nuestra guía de peruresponsabile en Arequipa, nos esperaba

Un detalle, la cadena hotelera “Tierra Viva” la recomendamos: habitaciones grandes y acogedoras y bienvenidas con botellas de agua gratuitas. Por la mañana, el desayuno es muy rico y el personal muy amable.

El día prometía ser hermoso, el sol estaba alto y el cielo estaba despejado. Tan pronto como salimos del hotel, a lo lejos, vimos las montañas cubiertas de nieve que, más adelante, supimos era el volcán Chachani.

Comenzamos la visita a la ciudad blanca de Arequipa desde el “casco antiguo” declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Arequipa se llama “Ciudad Blanca” por el uso de la piedra blanca “sillar blanca” que se encuentra al pie del volcán Chachani. Sinembargo la piedra “sillar rosa” se encuentra al pie del volcán Misti en el valle del río Chili.

Arequipa se la llama la “Ciudad Blanca” por el uso de la piedra blanca “sillar blanca” que se encuentra al pie del volcán Chachani. Sinembargo la piedra “sillar rosa” se encuentra al pie del volcán Misti en el valle del río Chili.

casco antiguoNos dirigimos hacia la plaza de Armas pasando por las calles centrales, no muy grandes con muchos edificios blancos, algunos antiguos y otros restaurados. Todos mantenían el estilo colonial español (parecía estar en Sevilla).

La plaza de Armas es muy grande con jardines bien cuidados y muchos asientos para sentarse a la sombra y admirar la Basilica Catedral de Arequipa que domina la plaza. La catedral, construida alrededor de 1600, fue destruida primero por un incendio y luego por un terremoto, y reconstruida en el siglo XIX.

Arequipa se eleva al pie del volcán Misti (5.822m s.l.m.) que entró en erupción por última vez en 1784.

Vulcano Misti - ArequipaFuimos por una calle peatonal muy turística, con restaurantes y bares a los lados de la carretera, mujeres en traje tradicional con un cachorro de alpaca que proponían ser fotografiadas por unas monedas.

Un poco más adelante había un quiosco de limpiabotas echo como un armario con espejos dentro del cual había tres sillas elevadas donde el cliente podía sentarse para limpiar sus zapatos.
Convento de Santa CataliniaPaseando por las calles llegamos a la entrada del convento de Santa Catalina, fundado por Doña María de Guzmán en 1579 (unos 40 años después de la llegada de los españoles a la ciudad de Arequipa).

Aquí las mujeres de diferentes orígenes y estatus social ingresaron para convertirse en monjas enclaustradas y nunca regresaron a sus hogares.

El convento fue cerrado al público hasta 1970, cuando las monjas decidieron dar la administración de la estructura a una empresa privada que convirtió una gran área en un museo abierto al público.

El sector norte del monasterio todavía está habitado por algunas de estas monjas de clausura.

Debido a los terremotos frecuentes y catastróficos que ocurrieron en Arequipa y en todo el Perú, el monasterio se ha restaurado casi por completo y se ha vuelto más interesante para el público, manteniendo el diseño y las características de las habitaciones originales.

Nos pareció una pequeña aldea.

Pasamos por túneles estrechos para ir de una parte del convento a la otra. Cruzamos pintorescos patios, apartamentos con muebles originales.
Passeggiata nel convento - Arequipa
Marjorie, nuestra guía, empezó contándonos la historia de cada entorno que visitamos a partir del “Patio del Silencio”, donde las monjas se reunieron para rezar y leer la Biblia en completo silencio.
Arequipa - Convento de Santa Catalina
Luego el Claustro de los Naranjos, llamado así por los naranjos plantados en su interior (las paredes están pintadas de azul) y tres cruces en el centro del patio.

El “Claustro Mayor” (paredes pintadas de rojo), era el claustro más grande del monasterio.

La lavandería (al aire libre) donde había 20 medios barriles (recipientes hechos de barro tal vez sirvieron como recipientes para cereales o vino), uno frente al otro con un pequeño canal en el centro donde fluyó el agua que podía ser desviada a un recipiente insertando una pequeña piedra en el canal.
Convento di Santa Catalina

Fuimos a una terraza en la “calle Sevilla” desde donde vimos el panorama de la ciudad de Arequipa con los volcanes en el fondo Chachani y Misti.

Convento de Santa Catalina

Visitamos la Iglesia y a la enfermería donde las monjas enfermas fueron asistidas por sus acompañantes y rara vez por un médico “hombre”, a menos que el paciente estuviera en un estado de salud preocupante (a veces ni siquiera en ese caso).

En los casos muy graves, solamente el obispo podía consentir que la paciente fuese transportada al hospital.

Por último, la Pinacoteca donde se recogieron los regalos de las familias de las niñas enviadas al convento (candelabros, libros, ropa, baratijas, virgenes, pinturas, etc.). Seguramente un tesoro de gran valor histórico y económico que la familia pagó para traer a su hija al convento.

La visita en el convento de Arequipa fue muy interesante. Fue la primera vez que vi un convento de clausura tan grande.

Para salir del monasterio pasamos por la tienda de souvenirs y allí Marjorie nos aconsejó comprar un sobre con hojas de coca para masticar en el viaje del día siguiente.

La entrada al Monasterio de Santa Catalina nos costo 40 soles por persona.

Dama de Ampato

¡Hacía mucho calor cuando salimos del convento!

Seguimos por las calles blancas del centro que no era muy traficada (como en Lima). Llegamos a un antiguo portal de madera con postes de hierro, medio abierto.

Entramos en un gran patio y Marjorie nos dijo que era el “Museo Santuarios Andinos” de Arequipa. Aqui vimos la famosa momia “Juanita”.

La entrada al museo era gratuita, pero tuvimos que dejar teléfonos celulares y cámaras porque estaba prohibido tomar fotografías.

Dejaron pasar pocos visitantes a la vez. En el interior del museo era muy oscuro y fresco, y muchos guardias vigilaban constantemente a los turistas.

El itinerario empezó en una sala con grandes escaparate de cristal, donde había varios hallazgos por el “Proyecto Santuarios de Altura del Sur Andino” .
Este proyecto es relativo a los descubrimientos en los volcanes Pichu Pichu, Sara Sara, Quehuar, Liullaillaco y Ampato en cuyos picos se encontraron los restos de sacrificios humanos de los incas.

La historia de Marjorie se estaba volviendo cada vez más emocionante.

El volcán Ampato (6380 m snm) protegió en sus entrañas la Bella Niña Inca “Juanita” por un periodo de almenos unos 550 años . En el momento de su muerte, podría haber tenido entre 12 y 14 años de edad. Había sido sacrificado por los sacerdotes de aquellos tiempos (probablemente en el período del inka Pachacutec) y fue encontrado debido a la erupción del volcán Sabancaya.

En resumen, la historia dice que la “Dama de Ampato” llegó hasta Cuzco , acompañado por una gran procesión compuesta por personas importantes de la región, ya que debía ser recibida por el propio Inca. Este último asumió el papel de los dioses de la montaña, en este caso el lugar “Apu” (divinidad, Dios) “Ampato” (volcán Ampato) donde la niña encontró su muerte probablemente para aplacar el volcán Sabancaya.

Después de grandes celebraciones y rituales, “Juanita” bebió una infusión de hierbas preparada específicamente para dormirla. Entre las hierbas que se usaban para estos ritos también había mescalina extraída del cactus San Pedro.

Una vez que la niña se durmió, la golpearon con una “macana” (un garrote con punta de hierro) en el arco de la ceja derecha. Tanto había sido la violencia del golpe que le salió el ojo de la órbita y al mismo tiempo murió.

Se dice que no sufrió porque la encontraron con una expresión serena. Se supone que su muerte se remonta entre 1440 y 1450 dC, tenía aproximadamente 1,40 cm de altura, tenía huesos fuertes y dientes perfectos.

Los restos de la Dama de Ampato (cerrada en una caja de vidrio a -20°), así como las momias de tres niños (un niño y dos niñas) sacrificados y encontrados en otros volcanes, son objeto de estudios simultáneos y por estos motivos está expuesto por cortos períodos en Arequipa.

Sus cuerpos estaban intactos y retienen todos sus órganos internos.

Consideri questo blog interessante?

Después de la visita al museo nos despedimos de Marjorie, que acompañó a Anna y Marina al mercado de Arequipa, mientras Chiara y yo dimos una vuelta un por el centro de la ciudad y nos detuvimos a almorzar en un restaurante en la Plaza de las Armas.
Via di Arequipa
Por la tarde nos reunimos las cuatro para dar un largo paseo por las calles de la ciudad y entramos en las tiendas, donde compramos algunos regalos para llevar a casa.

Volviendo al hotel y después de un breve descanso, fuimos a cenar a un restaurante recomendado por Marjorie, el “Zig Zag” donde comimos una trilogía de carnes cocinadas en piedra (incluida la alpaca, carne con un sabor intenso y un olor muy fuerte), salmón, espárragos, pan tostado con champiñones y terminamos la cena con tres mousse de chocolate y pastel de manzana.

Tomamos agua para beber y nada de alcohol porque nos aconsejaron que no bebiéramos alcohol ya que viajariamos en altitud.

Cené muy bien y pagamos 298 soles.

Recomendado:

– Almorzar en una de las muchas “Picanterias” tradicionales de Yanahuara
– ¡Usa gafas de sol!
– Comprar ropa de alpaca en esta ciudad (excelente calidad)
– Regatear el precio

0