Machu PicchuPeru

Machu Picchu el santuario Inka

santuario machupicchu

Machu Picchu, el santuario de Inka

“Entonces en la escala de la tierra he subido entre la atroz maraña de las selvas perdidas hasta ti, Macchu Picchu.
Alta ciudad de piedras escalares, por fin morada del que lo terrestre no escondió en las dormidas vestiduras.
En ti, como dos líneas paralelas, la cuna del relámpago y del hombre se mecían en un viento de espinas. … »

Pablo Neruda

A las 5:00 ya estaba de pie y respondía a mensajes preocupados de Italia porque había llegado la noticia de un fuerte terremoto en Perú (8,3 grados), del cual, afortunadamente, no nos enteramos porqué el epicentro fue bastante lejos de nosotros.

Después de tranquilizar a la familia y preparar la mochila para la excursión, bajé a desayunar donde Anna me estaba esperando.

Un rapido desayuno y nos fuimos inmediatamente a buscar el autobús que nos llevaría a Machu Picchu, el Santuario Inka . Había niebla, no obstante el autobús salió temprano.

Luego tomó un camino hecho de curvas cerradas entre la niebla. Desde la ventana observamos un panorama de montañas tapizadas por árboles y plantas entrelazadas entre sí, lo que creó un único paisaje verde.

A medida que subíamos, la niebla iba despejándose y de pronto aparecía Machu Picchu el santuario de los Incas , que se abría paso entre la niebla.

Estaba emocionada, no podía respirar y no quería perder ni siquiera por un momento esa visión …

¡Estaba extasiada!

En fin, fue como tocar el cielo con un dedo. Ese sueño que había estado esperando durante mucho tiempo se había hecho realidad.
Machu Picchu el santuario Inka

Ti piace il nostro blog?

El autobús finalmente llegó a su destino. Salimos corriendo hacia la entrada. Teníamos dos entradas cada una: una para Waynapicchu y la otra para las ruinas de Machu Picchu, el Santuario Inka .

En la taquilla nos informaron que una vez que regresamos de Waynapicchu tendríamos que pasar de nuevo por esa entrada para ingresar para visitar el Santuario entregando el otro ticket .

Machu Picchu el santuario Inka Más allá de las puertas seguimos las señales para Waynapicchu un camino cuesta arriba.

El camino cruzó la parte inferior del santuario entre rocas y grandes espacios verdes.

Durante el paseo hacia la pequeña Montaña (Waynapicchu) pudimos ver Machu Picchu, el Santuario Inka sin turistas, en un silencio interrumpido solo por los pájaros que volaban a baja altitud.

Estábamos rodeados de varios tonos de verde, en particular el claro de los césped, así como el oscuro de los árboles de las montañas y el verde de la selva, con un tono ni demasiado oscuro ni demasiado claro …

Todo era verde, aparte de las rocas y las piedras de las construcciones inka que destacaban entre los varios verdes.

Llegamos frente a otras puertas cerradas … abrirían a las 7:00 y todavía era temprano. Nos alineamos con los demás turistas, no éramos más de diez personas.

Finalmente abrieron las puertas a las 7:00 en punto y, para ir más allá de las puertas a Waynapicchu.

Tuvimos que firmar un libro añadiendo la hora de entrada.

En la salida tuvimos que repetir lo mismo, escribimos la hora de salida de Waynapicchu : era la forma de asegurar de que las personas que habían subido a la montaña también habían bajado sin problemas.

La entrada a Waynapicchu está limitada a 400 personas por día: cada dos horas pueden acceder cien personas y nada más, y esto por la sencilla razón de que el camino y las escaleras para llegar a la cima de la montaña son estrechos y un embotellamiento puede ser peligroso.

Eran las 7:05 y comenzamos nuestra ‘aventura’.

Waynapicchu es otra montaña sagrada muy importante « Apu «, donde apreciamos los «andenes», muros de contención y casas que nunca se completaron.

Hemos escalado más de 2000 ásperos escalones, en su mayoría rotos, a veces altos a veces bajos, o simples agujeros tallados en la roca.

El sendero era estrecho pero, a diferencia de las muchas advertencias y recomendaciones de Fanny y otras personas no era tan peligroso , de hecho no había barrancos y casi siempre había una barandilla de acero que servía de apoyo tanto para subir como para bajar.

Por supuesto, la subida como la bajada son muy duros y seguramente hay que ser que entrenado, pero la verdad es que es una aventura que merece la pena vivirla una vez en Machu Picchu, el Santuario Inka.

Subimos entre las plantas silvestres que en algunos lugares ocultaban el panorama de las montañas y del río debajo de nosotros. Casi en la cima de la cumbre, subimos unos veinte escalones altos, estrechos y poco profundos, ¡practicamente subimos a cuatro patas!

Finalmente, después de más de una hora, llegamos a la cima de la montaña (unos 2.700 m snm) y el panorama que se abría ante nosotros era inmenso, hermoso!

Machu Picchu el santuario Inka

En un instante, el cansancio y las expectativas desaparecieron. ¡El espectáculo de la naturaleza y del trabajo del hombre compensaron el sacrificio! Estábamos por encima de las ruinas de Machu Picchu, el santuario inca iluminado por el sol que, mientras tanto, salió entre las nieblas.

Tomamos fotos de las montañas que se alzaban austeras detrás de Machu Picchu, el Santuario Inka . El río parecía un pequeño hilo plateado.

En Machu Picchu, el santuario de los Incas, se estaba llenando de turistas que, vistos desde arriba, parecían hormigas de colores.

Por muchas fotos que ha tomado, no creo que haya una imagen que pueda dar la idea de lo que sentía viendo lo que los Inkas habían dejado, o más bien abandonado ¡Me sentía feliz, cansada, pero muy feliz!

Tuvimos que regresar, teníamos cita con las chicas y Fanny a las 10:00 en la casa del guardian y se estaba haciendo tarde.

Machu Picchu el santuario Inka
Cincillà

Lentamente bajamos no con poca dificultad, hasta cruzar las puertas de Waynapicchu en la dirección opuesta y escribir, al lado de la hora de entrada, la hora de salida, 9:30 .

El sitio arqueológico de Machu Picchu, el Santuario Inka estaba lleno de gente. Tuvimos que volver a la entrada, sellar el pasaporte con el sello de Machu Picchu y acceder nuevamente al santuario pasando por las mismas puertas que habíamos cruzado a las 7:00.

A las 10:00 nos juntamos con las chicas en la Casa del Guardián y, después de fotos, historias, descanso y mucha agua, Fanny (di peruresponsabile.it ) nos guió en el mundo de Machu Picchu, el Santuario Inka.

El santuario està dividido en tres sectores principales: Urbano , Agrícola y Foso seco .

El sector Urbano incluye casas, templos, talleres, almacenes, etc.

La ciudad tiene 8 calles y fue construida para capturar la mayor cantidad de luz y calor solar.

El área urbanizada de la ciudad tiene 530m de largo y 200m de ancho.

 Machu Picchu el santuario Inka

Nuestra visita tuvo lugar principalmente en el sector urbano.

Entramos por la calle principal, pasando por la puerta de acceso.

Visitamos el Templo del Sol , una estructura semicircular construida sobre una roca que servía de altar, el Templo de la Pachamama, las fuentes, la casa de los Inka , la Plaza Sagrada, el templo de la Tres ventanas, el Templo del Cóndor.

Por último y el Templo principal , donde vimos un muro parcialmente arruinado por infiltraciones de lluvia. Subimos una colina donde había el lti Intiwatana , también conocido como Reloj Solar .

Finalmente llegamos a la Roca Sagrada , una roca natural que tenía funciones rituales porque su perfil se parecía a la montaña Yanatin .

Machu Picchu el santuario Inka

En resumen, visitamos la mayor parte del sitio arqueológico durante el resto de la mañana y nos quedamos hasta que el cielo empezó a cubrirse de nubes amenazando lluvia.

Girandolando - Machu Picchu el santuario Inka

Al final, nos despedimos de Fanny y decidimos regresar al pueblo Aguas Calientes , comer algo y, a las 16:00, subir al tren, según lo programado, para Ollantaytambo .

A las 18:00 Roberto nos estaba esperando en la estación y nos trajo de regreso al hotel «Andenes al cielo», en Cuzco.

Después de despedirnos de Roberto y dejar las mochilas en la habitación, fuimos a cenar a una pizzería frente al hotel, ¡de lo que realmente no quiero hablar …!

Solo diré que nos fuimos a dormir lamentamos la elección. ¡Mañana por la mañana despertador a las 3:20 para Vinicunca las montañas del arco iris !

0
Lascia un commento